viernes, 6 de marzo de 2015

texto texto

Rocas, montañas y frailejones acompañados por una laguna verde azul transparente, ah y un huecote casi como cuando las naves espaciales aterrizan. Produce agua para 2,5 millones de personas, o ¿4 millones?, la información no es clara, pero que bah un millón más un millón menos a quien le molesta. 

Mil litros de agua por segundo para un gramo de oro. 1200 toneladas de cianuro al mes. ¿1200 toneladas de una sustancia que esta prohibida bien al norte? Claro es que es mas barata, tal vez no cause daño, la falta de estaciones, el calor tropical, la tierra roja característica podrían cambiar las condiciones químicas del veneno. Pero, 1200 toneladas por doce son 14.400, y por diez 144.000. Pero que bah, si dejará un olorcito a almendra amarga y un poco de oxigenación en las venas no le cae mal a nadie. Ademas son sólo números, cálculos y estrategias, tal vez supuestos y claramente presupuestos.

Ademas, esos astronautas llegaron a conquistar el páramo clavando la bandera de la victoria como Armstrong llegando a la luna. La conquista de nuevos territorios y que mejor que la leyenda del dorado para ganarse al mundo pagando sólo el 3% de las regalizas a esos caciques mal vestidos que ni hablan el idioma.

¿Y de quién demonios es la tierra? Con claridad no es nuestra, sólo hay que mirar el panorama nacional para salir corriendo, o gritar que “putas es esta mierda”, una mierda que podría durar hasta el 2025 en esta luna que nos es blanca sino dorada o seguramente negra.


Ya lo cantaban los ancestros que tanto brillo seria deidad para algunos. Sólo qué ademas del brillo exigen delimitaciónes fijas, juegos claros y siguen predicando progreso. No se quedan contentos con una década de explotación. Pero lo peor no son ellos, son los nuestros que llaman “personas no gratas” a los que proteger el páramo, fuete de agua natural. Y lo peor, es que tampoco son ellos, sino los que nos vendieron y nos dejaran comprando agua embotellada y odiando el olor almendrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario